Si tienes desperdigadas cientos de tarjetas de memoria, que sepas que nada mejor que un lector USB para poder organizarte, transferir a tu ordenador todos los archivos que creas oportunos, vaciarlas y volver a usarlas como si fuesen nuevas.

¿En qué casos se recomienda un lector de tarjetas con USB?

Es probable que en más de una ocasión te haya ocurrido que acabas de llevarte la cámara a un acto importante en el que no has parado de hacer fotos. Tantas, que apenas te queda espacio para poder acudir al siguiente con garantías de poder cubrirlo. Es entonces cuando necesitas liberar espacio en la tarjeta de memoria utilizada y resulta que en tu ordenador no dispones de un puerto dedicado a ello.

La solución en estos casos pasa por comprarte un ordenador o portátil que sí permita la lectura de este tipo de tarjetas de memoria. Sin embargo, para evitar la gran inversión que supondría un nuevo ordenador, hacerse con un lector de usb puede ser la solución, que en el mercado puede encontrarse muy barato. Éste, no es más que un pequeño dispositivo que se conecta en el puerto USB y que te permitirá vaciar tu tarjeta de memoria en cualquier computadora y que te ayudará en las tareas de organización.

Comprar lector USB

Para comprar un lector USB debes tener en cuenta que existen con distintos tipos de ranura dependiendo de la tarjeta con la que cuentes, porque no todas son iguales ni tienen el mismo tamaño. Antes de hacerte con una debes comprobar si es compatible con algunas de ellas, como pueden ser las tarjetas MMC, MS Duo, MS Micro (M2), MS PRO, MicroSD (TransFlash), SD, SDHC o SDXC, entre otras. Léete bien las especificaciones y las características, aunque los que incluyen varios lectores suelen ser un buen producto.

También es importante que el lector USB seleccionado sea válido para tu sistema operativo. En la actualidad no debería haber ningún problema, pero nunca está de más comprobarlo. Colocando la tarjeta en el lector y conectando éste al puerto USB del PC, tendrás el problema resuelto.

Arriba