Una tarjeta de sonido USB es la alternativa perfecta a la que puede traer por defecto nuestro ordenador o portátil. Ofrece una calidad de sonido que apenas se diferencia de una integrada en la placa base y en el mercado pueden encontrarse de una calidad notable a precios baratos.

¿Qué función tiene o para qué sirve una tarjeta de sonido?

Si has llegado hasta aquí es porque seguramente andes a la caza de una y en consecuencia ya lo sepas, pero por si aún tienes dudas te lo explicamos. Una tarjeta de sonido principalmente se encarga de recibir una señal de audio analógica y convertirla en formato digital y que ésta pase a nuestro PC. En resumidas cuentas, lo que hace básicamente es que podamos grabar sonidos, ya sea a través de un micrófono o entrada de línea, para escucharlos posteriormente mediante unos cascos o el propio monitor.

Resuelto el enigma, este componente está pensado para todos aquellos que, por mil motivos, se han quedado sin espacio en la placa base para colocar una interna. También es ideal para quienes han visto como la de su ordenador se dañaba y buscan una alternativa económica y fiable o simplemente para los curiosos que quieren probar una tarjeta de audio usb. Se trata de una excelente solución ya que se trata de un aparato de reducidas dimensiones, por lo que no ocupa mucho espacio, y cuyo ciclo de vida suele ser duradero pese a su exposición.

Comprar tarjeta de sonido USB

Comprar una tarjeta de sonido USB resulta económico, aunque es posible encontrarlas con distintas características, modelos y marcas que dependiendo de tus exigencias harán que te decantes por una u otra. Eso es algo que siempre tiene un papel importante en el precio final. Por unos 20 o 30 euros puedes disponer de un aparato que cumpla perfectamente lo que buscas y que ofrezca un resultado óptimo.

¿Qué prestaciones tienen las tarjetas de audio?

Entre este tipo de tarjetas de sonido inalámbricas encontraremos desde modelos más sencillos hasta  otros más sofisticados. En la mayoría de ellos lo que sí encontrarás son: los leds que indican el encendido y el apagado tanto del dispositivo como del micrófono; las teclas de volumen y silenciado; y varios conectores, como el que se utiliza para insertar los cascos o el micrófono, entre otros. Por la parte trasera, encontraremos la conexión USB, que será la que nos facilitará la conexión.

Para instalar la tarjeta de sonido, deberás colocar primero el cable USB (que viene en la caja) en el correspondiente puerto y en segundo lugar colocar el otro extremo del cable en el ordenador. Lo mejor de todo es que no requiere de ningún programa adicional. Sencillamente Windows (o el sistema operativo con el que cuente tu PC) lo reconoce, instala los drivers, y comienza a funcionar.

En cualquier caso, toda tarjeta de sonido incluye un CD con sus respectivos drivers o se pueden descargar a través de la página web de la marca, en caso que tengas problemas. Desde el control de sonido del ordenador puedes configurar los altavoces instalados y una vez realizado este paso, será momento de disfrutar de un audio de máxima calidad.

 

Arriba