Un ventilador USB es la solución al calor que muchas veces, sobre todo en época estival, sufrimos al pasar muchas horas en el escritorio o trabajando en la oficina delante del ordenador. Es práctico, barato, y hace mucho menos bochornosas y más llevaderas las jornadas laborales.

Pasar muchas horas frente al ordenador tiene sus desventajas. Si en tu despacho, en tu oficina, en tu cuarto o donde estés no corre mucho aire, en verano la sensación de agobio puede resultar insufrible. Si en el lugar que te encuentras la ventilación brilla por su ausencia y pasas un calor sofocante, ya va siendo hora de que tomes medidas al respecto.

Para ello nada mejor que un ventilador con USB que sin ser el aire acondicionado, sí logrará minimizar la sensación de agobio y malestar que supone que no entre una pizca de aire en tu espacio de trabajo. Es ideal para personas que pasan a lo largo del día muchas horas pegados a la pantalla, ya sea trabajando en remoto o grabando unos gameplays para después subirlos a YouTube.

La grandeza de este complemento perfecto radica en su tamaño, más bien pequeño, además de ser cómodo y resistente. Permite ser transportado sin ningún problema y ofrece un rendimiento más que notable para el precio por el que podemos encontrarlo en el mercado. Basta con conectarlo al puerto USB de nuestro ordenador de sobremesa o portátil, que apunte a nuestro rostro o donde queramos que corra el aire, y a disfrutar.

Comprar Ventilador USB

A la hora de comprar un ventilador USB hay que tener en cuenta algunas cosas. Por ejemplo, que sea lo menos ruidoso posible. En nuestra tienda puedes encontrar un amplio abanico de ventiladores con USB silenciosos y con buenos acabados. Es algo que muchos compradores valoran, así que cuanto más silencioso sea, mejor para tus oídos y tus tareas en el escritorio. Normalmente cuentan con una única velocidad, por lo que depende de ti elegir a qué distancia te conviene situarlo para que no llegue a ser molesto.

Un accesorio que podrás poner en marcha en cuestión de segundos

El tipo de conectividad recomendado es el que funciona mediante USB. No requiere ningún tipo de conexión a la corriente ni tampoco su instalación requiere de ningún software. Simplemente lo compras, lo conectas y adiós el problema de la ventilación. Como es lógico, una buena potencia de flujo de aire permitirá colmar tus expectativas. Y su portabilidad, que no cause problemas a la hora de trasladarlo y que no ocupe mucho espacio, lo tienen la gran mayoría de estos ventiladores, pensados exclusivamente para situaciones como las citadas, donde el calor apremia y las condiciones no son las deseadas.

Como su nombre indica, funcionan con puertos USB 2.0 y 3.0, por lo que no tendrás problemas en tu equipo para que funcione con plenas garantías. Si te urge dejar atrás el calor, que te inunde una agradable brisa de aire fresco y hacerlo sin que te suponga un gran gasto, ya estás tardando en dar el paso y adquirir uno, serás más productivo y tu salud te lo agradecerá.

 

Arriba