Si estás pensando en comprar un microscopio USB has llegado al lugar indicado. Poco tiene que envidiar al microscopio tradicional, y es que este dispositivo contiene una diminuta cámara digital en su interior que una vez conectado a nuestro ordenador nos permite visionar a través de la pantalla del ordenador todas las imágenes que se ven desde del ocular. Y no sólo eso, se pueden grabar, compartir y hasta imprimir.

El microscopio USB está ideado para conectarlo a un PC o portátil por medio de un cable USB y visionar desde el monitor lo que muestra el ocular. Entre sus puntos fuertes, se debe destacar la posibilidad de poder guardar el material seleccionado en nuestro disco duro para revisarlo cuantas veces haga falta.

Una herramienta de mucha utilidad en diferentes campos

Hay muchos sectores que emplean a día de hoy este microscopio digital. Algunos ejemplos son las galerías de arte, para llevar a cabo la restauración de obras; en industrias como la textil, para acreditar la calidad en las fibras de las telas; en la agricultura, para identificar posibles enfermedades en las plantas; en el control de plagas, donde sirve de magnífica ayuda; o incluso lo usan los doctores para determinar complicaciones en la piel o analizar los dientes.

La tecnología avanzada de los microscopios con usb permite que varias personas puedan analizar al mismo tiempo las imágenes tomadas y, a diferencia de los convencionales, éstas podrán ser imprimidas, facilitando así la investigación. Su presencia en los centros escolares es cada vez mayor, ya que con un portátil conectado a un proyector, todos los alumnos pueden observar lo que el profesor quiere mostrarles sin necesidad de hacerlo individualmente.

Comprar Microscopio USB

Antes de lanzarte a comprar un microscopio USB debes saber claramente para qué lo vas a utilizar, ya que en el mercado existen de muchos tipos y características y hay un amplio rango de precios. Como siempre dependerá del presupuesto con el que cuentes, sabiendo que hay modelos baratos que cumplen perfectamente con su función. La principal diferencia que puede encontrarse entre unos y otros es el tipo de zoom, que a fin de cuentas sirve para determinar la calidad de la imagen; así como los modelos y las marcas, donde no siempre la calidad es la misma.

Un dispositivo pequeño, ligero y económico

Piensa que este instrumento óptico en su formato digital cuenta con una cámara de dos millones de pixels aproximadamente, se pueden grabar videos y analizarlos las veces que haga falta, lo que garantiza una magnífica experiencia visual. No es especialmente voluminoso, por lo que es cómodo y apenas ocupa demasiado espacio. Tampoco es que sea caro, ya que pueden encontrarse los más económicos a partir de los 30 euros u otros más profesionales por menos de 300, teniendo en cuenta que sus características son más sofisticadas.

Al disponer de USB, su instalación tampoco supone ningún problema, ya que basta con conectar el cable desde el microscopio al ordenador y disfrutar de los aumentos que permita el que hayas seleccionado. Los hay con distintos pesos, pero en su gran mayoría suelen ser ligeros y de dimensiones relativamente pequeñas. Así pues, tanto si eres un profesional que busca dar un paso más allá en temas tecnológicos como si eres un científico en ciernes, un microscopio digital puede ser lo que andabas buscando.  

Arriba