Pendrive USB: Unidades de memoria portátiles de gran capacidad

No hay dispositivo más cómodo y práctico que un pendrive USB. Es posible llevar cientos y cientos de megas y ni enterarte, porque es diminuto, no ocupa nada y porque es tan ligero como una pluma. Una memoria flash USB es el dispositivo más económico, práctico y útil que se puede encontrar actualmente en el mercado si tu cometido no es otro que almacenar miles de datos en un único lugar. Imágenes, vídeos, música y todo tipo de documentos tienen cabida en ella.

¿Qué es una memoria flash USB?

Entre las características de una memoria USB (Universal Serial Bus) es importante subrayar que se trata de un accesorio tecnológico resistente a los golpes, por lo que puedes llevártelo a cualquier parte sin miedo a que cualquier rasguño lo dañe. Además, cuenta con distintas características que lo han situado como uno de los dispositivos móviles que no pueden faltar en cualquier desplazamiento.

Según tus necesidades, puedes encontrarlos en diferentes modalidades. La capacidad de almacenamiento, en este sentido, va desde quienes la necesitan para un uso esporádico hasta quienes requieren hacer un uso de ellas más extenso. Así, podemos encontrar memorias de 1, 2, 4, 8, 16, 32, 64, 128, 256, 512 GB y hasta de 1 TB. Es cuestión de saber qué uso vas a darle.

Conocida también como lápiz de memoria, lápiz USB, memoria externa o pen drive, se pueden encontrar en distintos diseños, en tamaños que apenas ocupan unos centímetros y a precios realmente económicos dadas sus características. Se trata de un dispositivo que ofrece una larga vida con un sencillo mantenimiento. Para evitar la pérdida de información, bastará con impedir la exposición directa al sol y el exceso de humedad, así como tratar que no se sobrecaliente para evitar fallos.

Un artilugio que te sacará de más de un apuro

¿Te ha pedido tu compañero de clase que le traigas ese trabajo pendiente para terminarlo juntos? ¿Necesitas un programa en concreto que tiene tu amigo almacenado en ZIP y necesitas cuanto antes una copia? ¿Te vas de vacaciones, no tienes nada que ver y te queda por ver la última temporada de tu serie favorita? Si alguna vez te ha sucedido alguna de estas situaciones, el remedio tanto lógico como tecnológico se llama pendrive USB.

Un artilugio aparentemente inofensivo, estéticamente sin pretensiones pero con unas dotes para resolver esos contratiempos de última hora que tantas veces suelen surgir. Un pendrive no es más que un dispositivo que cuenta con una memoria flash y que es accesible a través de un puerto USB, o lo que es lo mismo, tu ordenador de sobremesa, tu portátil o incluso tu televisor de última generación. En él puedes almacenar todo lo que tenga cabida en su capacidad y transportarlo de un lugar a otro sin ningún temor.

Comprar pendrive USB: Consigue la mejor unidad flash

Lo mejor de un pendrive USB, además de sus excelentes prestaciones, es que se trata de un dispositivo barato para todo lo que ofrece. A la hora de elegir y comprar uno es importante que sobre todo tengas en cuenta su capacidad. Piensa a largo plazo y ten presente qué tienes entre ceja y ceja para cargar en él.

¿Qué debo tener en cuenta?

Al comprar una unidad flash USB debes contemplar la capacidad de la misma. Cuanto más amplia sea, más archivos podrás transferir en ella. Por ello, ten presente que uso piensas darle y en base a ello decántate por la opción que más atractiva. Este pequeño dispositivo te permitirá vaciar tanto tu teléfono móvil o tablet y así disponer de más espacio para seguir tomando fotos o haciendo vídeos.

Si es, como decíamos anteriormente, una temporada completa de una serie, una lista de reproducción infinita o varias películas, lo ideal es que tires por lo alto. Hay modelos de  4Gb, 8Gb, 16Gb, 32Gb, 64Gb, 128Gb, 256Gb o incluso de 512Gb o 1Tb. Según su memoria, marca y modelo, su precio variará.

Dependiendo del fabricante, la unidad flash USB dispondrá de unas u otras características. Lo que varía principalmente entre unos y otros es la velocidad a la que se transfieren los datos, así como los acabados y sus materiales, lo que le proporcionan un mayor ciclo de vida ante rasguños o golpes.

Las memorias 3.0: la última evolución

Como bien sabrás, una memoria USB 3.0 es mucho más rápida a la hora de transferir los archivos que la que le precede. Por lo tanto, a la hora de comprar una es necesario saber si vamos a utilizarla para transferir archivos de poco volumen (como documentos o fotografías) o bien vamos a querer almacenar películas, series o música, cuyo peso es superior y por lo tanto, se necesitan mejores prestaciones para que puedan ser movidos. Las versiones 3.0 ofrecen, por lo tanto, un mayor rendimiento.

En el actual mercado existe una gran variedad de USB baratos, por lo que antes de seleccionar el que quieras comprar contempla de qué marca es, con qué capacidad de almacenamiento cuenta, la calidad del mismo, si cubre tus necesidades o si se adapta a tu bolsillo. En nuestra tienda contamos con un amplio abanico de memorias USB baratas que seguro cumplirán tus expectativas.

La opción más pequeña: un lápiz mini

Si eres de los que pasa de convencionalismos, una memoria mini USB está hecha especialmente para ti. Resultona, pequeña e igual o más práctica que una con mayores dimensiones. Que no te engañe su tamaño: en ella puedes llevar todo el contenido multimedia que desees… ¡y más!

Te puede interesar

Deja un comentario