Un reproductor USB no es simplemente un dispositivo portátil que permite escuchar música mientras corres o estás sentado en la sala de espera del médico, este aparato va hoy en día mucho más allá. Dispone de pantalla, de múltiples funciones y hasta permite ver vídeos en su pantalla. Así pues, con el paso de los años ha ido evolucionando y actualmente hablamos de reproductor video usb.

¿Qué puedes hacer con los modelos actuales de reproductores con usb?

Hasta hace relativamente poco, en un reproductor portátil se podía escuchar la música que almacenábamos y poco más. Pero de un tiempo a esta parte, con la aparición del fenómeno runner, es cada vez más habitual ver por la calle a amantes del deporte que no dudan en llevarlo en el brazo mientras se ejercitan por medio de una banda indicada para ello.

De la misma manera, los reproductores usb ofrecen la posibilidad de reproducir vídeo y en algunos casos, tienen otras funciones como sintonizar la radio o hacer grabaciones de voz en situaciones como entrevistas o reuniones. Todo ello en un aparato de pequeñas dimensiones pensado para poder llevarlo contigo a cualquier lugar.

Comprar reproductor USB

Cuando vas a comprar un reproductor USB es de vital importancia que conozcas, principalmente, su capacidad. Por norma general, con uno de 16 GB tienes para dar y tomar, pero todo es cuestión de gustos. Muchos, no obstante, pueden incluir una ranura para tarjeta SD con la que podrás ampliar su capacidad. También es necesario conocer qué formatos soporta, aunque la mayoría acepta los más utilizados (MP3, WMA, WAV, etc). Asimismo, aspectos como el tiempo de carga y la autonomía se deben tener en cuenta.

Este tipo de reproductores, que como decíamos también permiten visionar vídeos, suelen traer un cable USB, o en su defecto micro-USB, para que puedas transferir los archivos desde tu ordenador de una manera rápida y práctica. Su coste no es elevado, es un artículo que destaca por su ligereza y que cumple con las expectativas en la mayoría de los casos.

 

Arriba