Un reloj USB no sólo sirve para dar la hora o de mero complemento, no. Además de ser básico en el estilo de muchas personas, también lo es para aquellos que necesitan que sus documentos más importantes vayan con ellas siempre. Si es tu caso, enhorabuena, has llegado al lugar apropiado.

Los CD’S son cosa del pasado. Todo lo que en un disco puedes almacenar lo puedes hacer en un dispositivo tan pequeño, cómo y transportable como una memoria USB. Y sin riesgo de que se raye o se dañe ante la más mínima caricia. Los pendrives al uso tienen muchas ventajas, pero si algo sucede con ellos es que tienen una facilidad pasmosa para perderse.

Por eso, si eres de los que constantemente estás comprando nuevos porque no sabes dónde dejaste el anterior, la solución económica pasa por comprarse un reloj USB. Sí, es lo mismo que llevas ahora mismo en la muñeca, que no te quitas ni para dormir, pero con la ventaja de contar con capacidad de almacenamiento para que te acompañe contigo vayas donde vayas.

Comprar reloj USB

Un reloj USB es ideal para los desmemoriados. Se acabó tratar de recordar dónde dejaste el pendrive. Si lo llevas en tu muñeca, además de darte la hora en todo momento, podrás conectarlo a tu ordenador y transferir todos los archivos que necesites sin complicaciones. Ya sean documentos, películas, series o música, todo tiene cabida en tu reloj con usb, que puedes comprar en nuestra tienda con distintas capacidades.

Reloj con memoria USB: más que un simple complemento

Además de un diseño más que atractivo tengas la edad que tengas, puedes escoger cuál se adapta en mayor medida a tus necesidades. Así, si lo que transportas a menudo son documentos o imágenes sin excesivo peso, uno de 2G o 4G será suficiente. Si en cambio eres de los que gusta llevar pesados archivos multimedia, uno de 8G es lo que busca tu muñeca… y tu memoria.

Arriba